Introducción a la rebelde cerveza artesanal

Este artículo fue publicado originalmente en: Ladylike

El mundo está en constante movimiento, como personas estamos siempre retándonos a probar cosas nuevas y diferentes para salir de “lo mismo”, la cerveza artesanal es un perfecto ejemplo.

Como latinoamericanas estamos acostumbradas a encasillar la cerveza como una bebida rubia, amarga y con gas, no nos culpo, eso es lo que hemos conocido desde siempre gracias a las corporaciones de cervecerías industriales.

No fue hasta estudiar en Alemania que descubrí una pasión por la cultura cervecera, tanto así que al final de mis estudios decidí completar una especialización en Ciencias de la Cervecería, lo que me convirtió en la primera y única Maestra Cervecera de El Salvador, profesión que decidí venir a desarrollar de regreso a mi país, fundando en el 2015 “Santo Coraje Cervecería”.

Una de nuestras metas principales como productores de cerveza artesanal es dar a conocer que la cerveza no se debe encasillar, que es una bebida que puede ofrecer muchos estilos diferentes cada uno con sus propias características de color, aroma, sabor y amargor.

Cada característica es controlada por un factor o directamente por un ingrediente, los cuáles son granos de malta de cebada o trigo, lúpulo, levadura y agua. El color de una cerveza proviene específicamente del tostado de los granos, es como un pan en la tostadora, sin tostar es blanco, nivel medio es cafecito y olvidado se hará negro.

El lúpulo es una planta con una hiel amarguisima, lo adivinaste, gracias al lúpulo es amarga la cerveza, mientras más se ocupe, más amarga será. Por último la levadura es un micro ser vivo, se encarga de comerse todos los nutrientes que obtenemos de los granos y convertirlos en alcohol y gas por medio de un proceso llamado fermentación. Importante de la levadura es que sepas que hay dos tipos principales: las levaduras Ale y Lagers.

Con toda esta información ya tienes suficiente material para poder lucirte en las largas conversaciones de vacaciones, sin embargo nos falta discutir el producto final: la cerveza.

Las cervezas se clasifican mayormente por su fermentación, es decir en Ales y Lagers. En general las Ales suelen ser más atrevidas e intensas en sabor, mientras que las Lagers son más tradicionales y conservadoras.

Dentro de las Ales hay estilos famosos como IPA (indian pale ale), Pale Ale y las Weissbier, Whitbier, Whitebeer como les quieras llamar. Las IPAs tendrán un sabor bastante frutal y amargo debido a la cantidad alta de lúpulo utilizado en el proceso. Si quieres probar algo de este tipo pero no eres super fan de lo amargo, te aconsejo quedarte con Pale Ales.

Por lo contrario las Weissbier no poseen amargor intenso y son bastante turbias, esta turbidez es una señal de su alto contenido de proteínas, por lo que estos estilos son perfectos para volver a nutrir tu cuerpo cuando te sientas desganada.

También existen Ales oscuras como la Brown Ale siempre frutal y de amargor un poco más fuerte y las Stouts que son completamente negras con amargor alto y tonos a café. Este tipo de cervezas son consideradas más que todo para inviernos al caer más pesadas y ser menos refrescantes.

Por otro lado tenemos las Lagers, mayormente su sabor suele ser bien balanceado lo cual te da un sentimiento de frescura, existen de todo tipo de estilos Pils rubias, Amber color caramelo e incluso Baltic Porters negras.

Tienes que tomar en cuenta que tipo de sabor prefieres sentir en tu boca, si te gustan los tonos a caramelo escoge colores rojizos y ámbar, si te gusta el chocolate y café puedes probar negras.

Aparte, existe un grupo de cervezas bastante aislado que son las Radler o Shandy, éstas son cervezas tradicionales mezcladas con un tipo de jugo de frutas. Personalmente son mis favoritas para tomar un día intenso de playa o ejercicio, son conocidas por su fórmula hidratante.

Es por eso que con Santo Coraje hemos elaborado varias Radlers, con naranja, limón, rosa de Jamaica e incluso maracuyá. No son muy conocidas y un poco difícil de encontrar, pero en general si quiere disfrutar de algo especial estas vacaciones te invito a buscarnos en nuestras redes como @santocoraje, y estar pendientes del formato envasado que tendremos listo justo a tiempo de vacaciones para que puedas llevarte contigo tus estilos de cerveza favoritos.

Recuerda que hagas lo que hagas la peor decisión que puedes tomar es no probar. La cerveza artesanal está hecha para degustar y descubrir qué estilos son los tuyos. Sobre todo, ten en mente que para poder decir con propiedad que no te gusta la cerveza, debes primero viajar alrededor del mundo y probar más de 120 estilos, hasta que no hayas degustado cada uno de ellos mejor no te encasilles en esa opinión negativa.

-Cecilia Cruz, Maestra Cervecera y Fundadora de Santo Coraje

Conoce a 10 mujeres influyentes en El Salvador

Este artículo fue publicado originalmente en: ElSalvador.com

Esta es una iniciativa de El Diario de Hoy, Revista Mujeres y Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, para difundir y reconocer las historias de mujeres salvadoreñas que día a día generan influencia positiva en su entorno.

Aída Betancourt

Especialista en Ciencias Políticas, de corazón altruista y pensamiento crítico, Aída Betancourt ya construye su camino y el de la fracción política Nuestro Tiempo.

“Cada vez vemos muchas mujeres exitosas en los ámbitos académico, social, arte y cultura, mujeres emprendedoras, pero hacen falta mujeres en la política”, afirma Betancourt, y explica que, desde Nuestro Tiempo, el partido político en formación, quieren sentar un precedente para involucrar a más mujeres al liderazgo político, con el objetivo de ser influencia en la dirección del país. Ella es una mujer con valores y de terminación que ha decidido especializarse en la política pública.

Su visión de trabajar por las causas que aportan a la sociedad la ha hecho mantenerse siempre en proyectos con el PNUD y Naciones Unidas. Desde pequeña le inculcaron la pasión por ayudar y, ahora, utiliza su inteligencia, carisma y pasión para mover a más personas a las buenas causas.

Carmen Rengifo 

En 2015 emprendió su proyecto en ferias locales. Ahora, genera empleo a 6 mujeres y mueve la economía de otras empresas salvadoreñas.

La creatividad, perseverancia y el amor por su hija recién nacida motivaron a Carmen Rengifo a inaugurar lo que tanto anhelaba desde hacía años: una tienda de productos de tendencia hechos a mano. Con esto logró generar empleo a mujeres que, tal como ella en aquel momento, no contaban con un salario fijo o un empleo.

Emprender su sueño no fue fácil, pues esta joven de 29 años, casada y madre de dos pequeños tuvo que enfrentar la incertidumbre, la negatividad de algunos y el temor al fracaso. “Yo tenía un trabajo estable; pero cuando tuve a mi hija quería estar con ella. Decidí renunciar; deseaba cuidarla y criarla, pero también necesitaba aportar a la casa. Entonces, como desde niña tuve la influencia artística de mi madre y abuela, quise crear productos artesanales y probar venderlos en ferias locales. Ahí ofrecía joyería y artículos para el hogar, todos elaborados a mano. Las personas fueron conociéndome y enamorándose de los productos, y creé la marca Rengifo”, indicó.

Carmen cuenta que al principio todo fue por contacto telefónico; sin embargo por la situación de inseguridad del país no confiaba sus datos a cualquier persona, mucho menos su dirección residencial. Fue entonces que su esposo y su hija fueron ese impulso que necesitaba. “Vos podés poner  tu tienda… y tenés potencial para esto y para más”, recuerda Carmen que fueron las palabras de ánimo que su pareja le brindó para iniciar su proyecto. Y así fue que en el año 2015 inaugura su empresa Rengifo con dos líneas comerciales: ‘Rengifo para ti’, que ofrece joyería y bolsos para dama, y ‘Rengifo para el Hogar’.

Luego de ser dos mujeres quienes elaboraban la joyería y demás artículos, ahora la empresa creció a seis colaboradoras. “Para mí es una satisfacción enorme generar empleo con mi proyecto, pues sé que detrás de ellas hay más personas: sus familias. Yo quiero que Rengifo sea una empresa que, en lugar de tener a empleados, sea una familia que tenga la oportunidad de disfrutarse como tal. Ese es mi modelo”, agregó Carmen.

Cabe destacar que los artículos de Rengifo son elaborados con materia prima local, con lo que apoya a otros negocios nacionales. La visión de Rengifo no llega hasta acá, su siguiente paso es expandirse hasta ser un almacén por departamentos, finalizó Carmen, con gran optimismo y seguridad.

Rengifo se encuentra en Facebook y en Instagram como Rengifo SV.

“YO QUIERO QUE RENGIFO SEA UNA EMPRESA EN LA QUE SUS EMPLEADOS SE SIENTAN PARTE DE UNA FAMILIA DE LA CUAL DISFRUTAN Y SE SIENTAN ORGULLOSOS DE SER PARTE. ESE ES MI MODELO” 

Cecibel Lau

Reconocida como una de las 15 personas más influyentes en América Latina en materia de turismo de reuniones, Cecibel ha demostrado durante los cinco últimos años cuál es la clave para el éxito: constancia y honestidad. Este modelo de trabajo y visión de mundo lo ha proyectado al hacer toda una reingeniería al frente del mejor recinto ferial de Centroamérica: Cifco.

Cecibel Lau es una profesional incansable que ha dedicado gran parte de su vida a contribuir a que cientos de familias cuenten con un lugar digno de trabajo en donde puedan desarrollar por completo sus habilidades y que ha trabajado arduamente para recobrar la relevancia que merece nuestro país en el espectro internacional.

“Quiero inspirar a todas las mujeres para que reconozcan su capacidad y la exploten al máximo; sea el trabajo que sea, en cualquier lugar en donde estén, todas podemos ser la mejor versión de nosotras mismas. Cuando asumí la responsabilidad que actualmente desempeño, tuve la visión de aportar y trabajar al lado de la gente, siempre tratando de dar más y así será a dónde quiera que vaya”.

Cecilia Cruz P.

Ceci es una emprendedora que estudió Ingeniería en Biotecnología en la Universidad Técnica de Berlín, Alemania. Se especializó en Ciencias de la Cervecería, lo que le confirió el título de Maestra Cervecera. Ella regresó a El Salvador y, con sus conocimientos adquiridos en el exterior, lanzó en septiembre de 2010 su primer barril de cerveza marca “Santo Coraje”. El mercado que ama su producto ha ido creciendo, al igual que su negocio de cervezas artesanales.

“El primer reto fue superar la negatividad que me mostró el mundo cuando decidí regresar a nuestro país. El segundo, incursionar como emprendedora en el mundo de la cerveza, sobre todo siendo mujer…. Quiero que entiendan que todos tenemos diferentes pasiones; la mía resultó ser la cerveza y lo digo con orgullo”.

Íngrid Weil

Economista exitosa con especialización en Cocina en Nueva York, ella está a cargo de Chez André, una de las pastelerías más famosas del país.

“Cuando me hice cargo de Chez André me puse a cocinar, a rellenar, a experimentar con ingredientes de cocina y me encontré con un excedente de cocoa y, para esa fecha, no se movía el pastel de chocolate. Creé un anuncio en Power Point que decía: ‘¡Pasteles de chocolate al 2X1!’. Así fue como se creó el famoso Tóxico de Chocolate”, indica complacida Íngrid.

Chez André genera empleo a 40 personas y, en palabras de esta emprendedora, sus colaboradores se han convertido en un gran equipo, donde la confianza y la perseverancia son los principales motores. Y la marca espera expandirse regionalmente muy pronto.

Katia Chicas

La resiliencia y el amor propio son dos de los valores que caracterizan a Katia Chicas, empresaria exitosa y fundadora de Papaya’s Fashion Shop.

“Cuando comencé con mi proyecto me encontré con gente negativa; y estaba teniendo muchos cambios en mi vida personal, sin embargo, me armé de valentía e inicié mi negocio, en un localito de tres metros. Ahora somos cinco sucursales que generan empleo a 28 personas y estabilidad económica a sus familias”, declaró Katia, con una sonrisa llena de satisfacción.

“Como mujeres debemos de aprender de todo en esta vida, porque no sabemos de qué vamos a vivir. Les aconsejo a las mujeres a que se valoren, que crean sí y que no paren en sus estudios y en sus metas. Todo es posible si somos perseverantes”, continuó Katia, quien se graduó de Mercadeo y quien, además, cuenta con una especialización en Imagen Personal.

Para Katia, no hay nada imposible.

Yanira de Massana

Es asidua a los libros, licenciada en Administración de Empresas con dos maestrías: una en Administración y otra en Administración y Organización; y la actual Gerente de Riesgos de Banca de Empresas de Banco Cuscatlán, uno de los bancos de mayor prestigio de El Salvador. Lleva 25 años en el rubro financiero.

“Cuando llegué al sector de la Banca lo hice como analista de Planificación y Mercadeo, en los años 90, y fui desarrollándome hasta llegar a la posición que ocupo hoy. Uno de mis objetivos es motivar a las mujeres a que se desarrollen, aprendiendo día a día en el trabajo, de las experiencias vividas y actualizándose constantemente: No hay que quedarse con la enseñanza de la universidad”, es el mensaje motivacional que promueve Yanira para todas las mujeres que desean destacar en cualquier área profesional.

Celina de Sola
“Nunca he visto los retos como tal, sino que he visualizado oportunidades en cada uno de ellos”.

“Desde la sociedad civil también podemos ayudar a construir país, a crear políticas públicas e integrar el trabajo de los diferentes sectores. A las ONG las ponen como instituciones caritativas y no es así; deben ser tomadas como organizaciones con planes estratégicos enfocados en construir país”, declaró Celina de Sola, cofundadora y vicepresidenta de Programas de Glasswing International, una organización internacional sin fines de lucro que promueve soluciones locales con una perspectiva global. Ella es una mujer influyente.

Celina se ha desempeñado como consultora de Desarrollo Internacional y como especialista en Recursos para Inmigrantes Latinos en Estados Unidos. Tiene la visión de aglutinar y alinear esfuerzos para de manera constructiva, crear un El Salvador que tenga más oportunidades para los niños, jóvenes y mujeres; y que sea próspero en temas sociales y económicos.

Amante de los animales y de las buenas causas, cree que la mujer tiene la capacidad de convocar y catalizar acciones de manera menos confrontativa y debemos apoyarlas. “Por ello en Glasswing trabajamos con la niña y la mujer en el desarrollo de sus capacidades. El punto central es que, desde pequeñas, comiencen a creer en sí mismas y vean su potencial. Tienen una función importante dentro de la sociedad”.

Ildiko Tesak
“Todo comienza en casa. La idea es fortalecer a la mujer y que esta, a su vez, fortalezca a sus hijos y a sus hogares”

Ildiko María Juhasz Vda. de Tesak es originaria de Hungría, pero fue nacionalizada salvadoreña en 1975. Doctora en Leyes con estudios en Literatura y en Administración de la Universidad Nacional de San Diego, California, Estados Unidos.

El Salvador fue el país al que junto a su esposo le entregaron mucha fe y cariño desde que arribaron, donde había comenzado su negocio y tenía un futuro prometedor. “Nací y crecí en un país comunista; y no me gustan las injusticas, la pobreza ni el machismo. Nuestra mayor obligación es ayudar a toda la gente que lo necesite”. Filosofía en la cual ha girado su vida.

Es la presidenta de la Junta Directiva de Productos Alimenticios Diana e impulsa, desde su adolescencia, la justicia social y el respeto a las libertades y a los derechos de las mujeres y los niños, lo que la inspiró para crear, en colaboración con su familia, dos fundaciones: la que lleva el nombre de su esposo: Fundación Pablo Tesak; y la Fundación para la Educación Experiencial, que contribuye al desarrollo humano e integral del individuo y de las comunidades educativas; y estimula la creatividad a través del modelo de educación experiencial.

Raquel Arana
“Lo que deseo es que las mujeres se empoderen, que crean en sí mismas, en su talento; y que aquellas que sabemos hacer algo traslademos ese conocimiento.”

Además de ser visionaria y emprendedora, Raquel es benefactora de las buenas obras. Es miembro del “Programa Velasco” y cofundadora de “Hecho en Casa”, que apoyan a diseñadores y artesanos salvadoreños.

Raquel, comento que su vida ha estado inspirada en tres pilares: su mamá, Mirna Ruiz, los artesanos y su arte. Por ello realiza productos que cuentan historias. Arana una bellísima mujer de 35 años, estudió Diseño Estratégico en la Escuela de Comunicación Mónica Herrera, su pasión por el diseño la llevo a comenzar su marca de carteras en un kiosco, ilustradas y confeccionadas a mano por artesanos salvadoreños y con altos estándares de exportación.

“Lo que deseo es que las mujeres se empoderen, que crean en sí mismas, en su talento; y que aquellas que sabemos hacer algo traslademos ese conocimiento.” enfatizó Raquel.

Los diseños son inspirados en historias que crean conexiones emocionales con las mujeres, hablar de autoestima, de sueños, de amor, de metas. Por ello cada año lanza una colección de carteras con seis diseños diferentes y, cada una de las piezas, cuenta una historia.